Horóscopo Celta


El horóscopo celta ha sido legado de los sabios druidas. Los druidas, eran habitantes de las Islas británicas, allá por el año1000 antes de Cristo, y pertenecían a la alta sociedad de los celtas, generalmente son representados como los sacerdotes de la religión celta. Representaban la clase intelectual de esta cultura, y se desempeñaban como astrónomos, médicos, magos, filósofos, etc.

Los druidas utilizaban un calendario lunar compuesto por 13 meses,  cada uno contaba con 28 días. Con respecto al ritual de su religión, este estaba basado principalmente en el ciclo soli-lunar, considerando que era más lunar que solar.

Esta civilización tenía una estrecha relación con la naturaleza, con la que lograban tener una gran armonía, por lo cual cada uno de los meses estaba relacionado, de un modo muy íntimo, con los árboles sagrados, que representaban la vida, y a los cuales se les concedía personalidad y virtudes propias.

Los druidas crearon este horóscopo celta en base al conocimiento de la conexión entre los hermosos bosques que habitaban y el destino del hombre. En la astrología celta tanto los árboles como los bosques, eran símbolos de protección y símbolo de vida. En los bosques se llevaban a cabo fiestas, ceremonias y rituales, ya que los bosques eran como catedrales para los druidas.

Los druidas se han caracterizado por su respeto por los árboles, a quienes les atribuían poderes mágicos, y cada uno de lo árboles estaba consagrado a un dios en particular, simbolizando a su vez una virtud, y una época del año.

El horóscopo Celta está compuesto por 21 signos, cada uno de los cuales está representado por árboles sagrados, quienes dan su característica personal, (personalidad, defectos, virtudes, etc.), relacionadas con la fecha de nacimiento y la esencia misma del árbol correspondiente, ofreciendo también la protección a cada uno de sus nativos.

Este no es un horóscopo de predicción, sino que es un horóscopo que sirve de guía para la vida. Los árboles para los druidas eran portadores de gran energía, y ayuda a cada individuo a enfrentarse y a liberarse de todos los factores negativos.

Es así como se le asignó un nombre y una propiedad a cada luna, en relación a sus propiedades mágicas, es así como cada fase luna – árbol, se encontraba bajo la protección de un Dios, quien era capaz de ampararlo. Como era mucha la importancia que los druidas dieron a sus bosques y a los árboles que albergaban que cada una de las letras de su alfabeto se corresponde con las iniciales de cada uno de los árboles.

De esta manera distribuyeron dos árboles para los equinoccios: para el 23 de septiembre, el equinoccio de otoño, era el Olivo, que representa la sabiduría; para el 21 de marzo, que se corresponde con el equinoccio de primavera, eligieron el Roble. Es necesario aclarar que este es el árbol más importante para los druidas, ya que es considerado como un árbol sagrado, representa la valentía.

También se le atribuyeron dos árboles para los solsticios, para el solsticio de verano, 24 de junio, era el Abedul, que representa la inspiración. Para el 22 de diciembre, el solsticio de invierno, el árbol era la Haya, es la representación de la creatividad.

Los restantes 17 árboles, el Abeto,  es el misterio; el Álamo, representa la incertidumbre; el Arce, Carpe o Hornbeam, simboliza la mente abierta; el Avellano, es lo extraordinario; el Aliso, representa el buen gusto;  el Castaño, es la honestidad; el Cedro, representa la confianza, el Ciprés, es la fidelidad; el Fresno o árbol de cenizas, representa la ambición; la Higuera, es el árbol que representa la sensibilidad; el Manzano, representa el amor, el Nogal, es la pasión, el Olmo, representa la nobleza; el Pino, simboliza al ser organizado; el Sauce llorón, es la melancolía; el Serbal o Rowan, representa a un ser sensible; y Tilo o árbol de Limas, representa las dudas. Todos estos árboles fueron distribuidos en períodos opuestos y equidistantes.

Compartir en las redes sociles